Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu email las últimas novedades y agenda de formación de BJ Adaptaciones

BJ Adaptaciones usará la información que nos proporciones en este formulario para estar en contacto contigo y para enviarte actualizaciones y promociones.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que recibas de nuestra parte, o poniéndote en contacto con nosotros en info@bj-adaptaciones.com. Trataremos tu información con la máxima confidencialidad. Para obtener más información acerca de nuestras políticas de privacidad, visita nuestra web. Al hacer clic a continuación, aceptas que podamos procesar tu información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

¡Ya han pasado 14 años!

  • 22 enero, 2016
  • Joaquín Romero

Joaquín Romero – Socio fundador y gerente de BJ Adaptaciones

Recientemente un amigo me ha pedido, para unos estudios que está cursando, el antes y el después de la adaptación que hicimos en mi casa.
Algo así me ha obligado a desempolvar fotografías antiguas que tenía, cuando hicimos la adaptación de mi vivienda en el año 2002.

Fotos la actuación en accesibilidad en la casa de Joaquín – Año 2002

Con este trabajo me he dado cuenta que con la adaptación de mi casa, se empezó a fraguar la importancia que tenía algo tan simple como entrar y salir de la cama teniendo un espacio muy reducido.

O simplemente acceder a mi casa, cuando debía superar cinco obstáculos infranqueables por el avance de mi enfermedad.
Ahora recuerdo la definición que mi hermano Borja me dijo en su día: “La tecnología de apoyo es el conjunto de productos para mantener, mejorar o aumentar las capacidades funcionales”.

De esta forma conseguí salvar los cinco obstáculos que tenía hasta la calle.

Pude darme cuenta también cómo con una grúa de techo y el arnés adecuado era capaz de valerme con autonomía, a pesar de lo reducida que es mi casa.
En aquel entonces también diseñamos en BJ lo que llamamos telesilla, que no era más que una silla de ducha que se mueve a través de un raíl que situamos en el techo.

Ahora que soy totalmente dependiente son mis cuidadores quienes utilizan los mandos, sin ningún sobreesfuerzo.

Recordando todo esto me he podido dar cuenta lo mucho que tuvimos que agudizar el ingenio, pues nadie hubiera imaginado que fuera a ser autónomo durante 8 años, aun teniendo esclerosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los objetos cobran vida con SHX Proximity