Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu email las últimas novedades y agenda de formación de BJ Adaptaciones

BJ Adaptaciones usará la información que nos proporciones en este formulario para estar en contacto contigo y para enviarte actualizaciones y promociones.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que recibas de nuestra parte, o poniéndote en contacto con nosotros en info@bj-adaptaciones.com. Trataremos tu información con la máxima confidencialidad. Para obtener más información acerca de nuestras políticas de privacidad, visita nuestra web. Al hacer clic a continuación, aceptas que podamos procesar tu información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

Resetea: La solución visual para la gestión del tiempo en el autismo

  • 2 abril, 2020
  • BJ Adaptaciones

Aquellos que conviven con personas con personas con discapacidad intelectual o trastornos del espectro autista sabrán que ellos necesitan saber en cada momento qué es lo que va a pasar a continuación, qué tarea van a realizar y cuánto va a durar esa actividad. Estas personas tienen dificultades en cuanto a la percepción del tiempo, ya que normalmente lo ven como un concepto abstracto y difícil de comprender o medir.

Esta dificultad genera mucha desorientación y les complica mucho la consecución de actividades cotidianas, especialmente si no son sus favoritas, y puede ser que les parezcan «eternas» y aparezcan conductas disruptivas para evitarlas. 

Esto se acentúa en las personas con autismo (TEA), para las que intentar medir cuánto tiempo ha pasado desde un hecho a otro parece ser un obstáculo, factor relacionado con la propia planificación y las funciones ejecutivas.

Andrés Collazos, un profesor de educación especial de Madrid, tuvo la genial idea de diseñar un dispositivo que solucionaría todos estos problemas: un temporizador visual, programable por los propios alumnos y automático, para mostrar y gestionar el tiempo de las actividades en el aula.

Y así nació Resetea…

Resetea es un dispositivo temporizador programable y automático, que muestra el tiempo de varias actividades unidas en una secuencia (hasta 12 actividades seguidas de entre 1 y 60 minutos), permitiendo visualizar al usuario cuánto tiempo queda para finalizar una tarea e iniciar la siguiente.

A través de pictogramas o fotografías colocados sobre la pantalla luminosa el usuario sabe qué tarea debe realizar y de cuánto tiempo dispone aún para terminarla gracias a los leds luminosos que van indicando el curso de cada actividad.

“Anteriormente había utilizado líneas temporales fabricadas con cartulina pero al no ser automáticas siempre había impedimentos. Entonces, fabriqué un sencillo prototipo para probarlo con uno de mis alumnos con autismo y enseguida me di cuenta de que los resultados, sobre todo a nivel  de concentración y relajación, fueron sorprendentes. Los niños lo demandaban día a día para sus rutinas, de música, fichas, juegos…»

«Buscando una estructuración plena y total, con Resetea logramos que nuestro usuario se relaje y sepa en cada momento qué es lo que tiene por delante por hacer, así como las tareas que ya ha realizado con éxito”, explica Andrés Collazos, su creador.

El aislamiento social es una parte muy visible en esta población, muchas veces no comunican por miedo a las expresiones de los demás o no saben interpretar el porqué de las caras de los otros. Resetea les ayuda también a no aislarse, ya que podemos anticipar quién va a venir a verles en una hora determinada, qué actividad van a hacer con él, (terapia, música…). Así se logra que el usuario esté más relajado y se le anticipa con quién va a relacionarse.

Resetea está especialmente enfocado a personas con trastornos del espectro autista (TEA), también TDAH, discapacidad intelectual, daño cerebral, demencia y edad temprana.

Existen cientos de ideas y usos para este temporizador según el tipo de usuario con el que lo vayamos a utilizar. Podemos medir el tiempo de una secuencia de actividades, motivándolos a llevarlas a cabo; usarlo para preparar exámenes determinando cuánto tiempo emplean en responder cada pregunta para que no se queden atascados en la misma; controlar turnos de palabra colocando los nombres o fotografías de los participantes en el dispositivo para que así sepan cuándo les toca intervenir, … También podemos utilizarlo como reloj colocando un panel lineal programado  en 12 actividades de 60 minutos cada uno, y así, los puntitos azules marcarán la hora y los minutos.


¿Dónde comprarlo?

Adquiérelo ahora en nuestra tienda online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *