Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu email las últimas novedades y agenda de formación de BJ Adaptaciones

BJ Adaptaciones usará la información que nos proporciones en este formulario para estar en contacto contigo y para enviarte actualizaciones y promociones.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que recibas de nuestra parte, o poniéndote en contacto con nosotros en info@bj-adaptaciones.com. Trataremos tu información con la máxima confidencialidad. Para obtener más información acerca de nuestras políticas de privacidad, visita nuestra web. Al hacer clic a continuación, aceptas que podamos procesar tu información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

¿Por qué una sala de integración sensorial en tu centro?

  • 22 septiembre, 2019
  • Nair Alcocer

La integración sensorial

Sabemos que gracias a los sentidos recibimos la información del mundo y de nosotros mismos. Pero no debe ser tan sencillo, ¿verdad? Por ejemplo, si fuésemos conscientes de todos los estímulos auditivos de nuestro entorno…  ¡nos sentiríamos abrumados! Un correcto procesamiento sensorial es necesario para que todo “cobre sentido”.

La integración sensorial es el proceso neurológico por el que organizamos esos datos que nos llegan, permitiéndonos interpretarlos y dar respuestas adaptativas a las situaciones que se nos presentan.

Este proceso es uno de los pilares fundamentales para el desarrollo emocional, cognitivo, motor y comunicativo.

Jean Ayres, terapeuta y psicóloga, investigó este proceso y sus alteraciones, creando la teoría de la integración sensorial tal como es utilizada ahora en la práctica de terapia ocupacional y aplicada en atención temprana y educación infantil.

El proceso de intervención de Ayres (Ayres Sensory Integration®, en adelante ASI) se centra a menudo  en el juego, lo que permite diversas experiencias sensoriales y planificación de la acción en un entorno guiado, como una práctica profesional y supervisada por un terapeuta capacitado en ASI.

Se trabaja especialmente con los sistemas táctil (nos informa del límite de cuerpo), propioceptivo (de cómo están posicionadas las partes de nuestro cuerpo) y vestibular (de cómo se mueve la cabeza en el espacio), muy conectados entre sí y por ser claves en la interpretación y respuesta de los estímulos del medio.

Estos sistemas nos ayudan a realizar muchas actividades de la vida diaria más avanzadas. Sin su buen funcionamiento no podríamos escribir, leer de forma fluida, permanecer sentados en clase y saber de dónde viene el sonido cuando nos llama el profesor, aprender nuevas formas de movernos (para jugar a un deporte, montar en bici,…), etc.

Por eso en última instancia, la terapia de integración sensorial busca mejorar la funcionalidad  y la autonomía.

Porqué una sala de integración sensorial

Encontrar formas de ayudar a los sistemas vestibular, táctil y propioceptivo a funcionar de la manera más efectiva es una prioridad en esta terapia, donde también se tienen en cuenta los otros sistemas sensoriales.

Una sala equipada para trabajar desde el marco de integración sensorial nos ofrece ese abanico de estímulos en un entorno flexible, controlado y seguro donde poder jugar y realizar una actividad física variada. Y sobre todo, adaptarse a las necesidades de cada persona.

Por ejemplo, las actividades de movimiento pueden ayudar a aquellas personas que necesitan más información vestibular pero también pueden ser un riesgo si tratan de obtener esta información por sí mismas.

En un entorno guiado se pueden utilizar columpios o equipos suspendidos que nos permiten toda la gama de movimientos: posturas variadas, giros, balanceos, estimulación vertical, etc. Si por el contrario, la sensación de movimiento le da miedo al usuario, estos mismos equipos y otros de la sala nos permitirán un acercamiento paulatino y lúdico para que comiencen a sentirse seguros al moverse.

Tu sala con BJ Adaptaciones

En BJ Adaptaciones seguimos los criterios y recomendaciones de los expertos en este ámbito para el diseño de nuestras salas de Integración Sensorial, donde trabajar de manera adaptada y segura este marco de intervención.

¿Cómo lo hacemos?

Creamos espacios flexibles, con equipos y materiales variados, para facilitar la adaptación del entorno de intervención a cada usuario y momento.

Esta es una vista de nuestra sala tipo donde se pueden apreciar los elementos básicos. Se trata de un espacio tranquilo adecuado para la actividad física y la estimulación. Un espacio en donde el equipo que no se está utilizando puede estar almacenado o colocado junto a las paredes y el que se utiliza es versátil y está lleno de posibilidades de intervención.

Sala de integración y estimulación sensorial de BJ Adaptaciones

Aquí indicamos los criterios y elementos con los que diseñar una sala de integración sensorial:

Sistemas de suspensión

Es importante que las estructuras o montajes permitan colgar varios columpios con una distancia mínima para permitir el movimiento completo y en distintas posiciones para crear circuitos variados. En muchas ocasiones se puede realizar un montaje directamente a techo, nos puedes consultar si tienes dudas. En caso contrario existen estructuras a suelo que pueden diseñarse a medida.

Esta zona deberá contar con tatamis, colchonetas, quitamiedos y cojines de distintas densidades y tamaños para proteger el suelo bajo los equipos suspendidos y favorecer la actividad física segura. Todo este material nos será muy útil en el resto de la sala para hacer circuitos de movimiento y otras actividades.

Equipos suspendidos

Deben ser variados (neumático, plataforma, rulo, trapecio, arnés, etc.) y ajustarse al tamaño del usuario (varios modelos y tallas).

En BJ Adaptaciones trabajamos con la marca Southpaw, que desde 1978 se dedican a desarrollar soluciones de integración sensorial con una alta durabilidad y calidad, contando con el asesoramiento de terapeutas para su diseño. Esto se nota en la variedad, aumentando las posibilidades de intervención; y en otros detalles como las telas utilizadas, tan importantes si el niño presenta hiper o hiposensibilidad táctil.

Para completar las posibilidades de un equipo suspendido, añadimos accesorios para ayudar al profesional a cambiar fácilmente un columpio y ajustar su altura, permitir la rotación 360º del columpio, así como ofrecer estimulación vertical.

Material para salas de integración sensorial. Ejemplo de tobogán de rulos que ofrece experiencias de movimiento y favorece la planificación motora.

En nuestra propuesta puedes encontrar otros equipos disponibles para ofrecer experiencias de movimiento y favorecer la planificación motora: trampolín, tobogán de rulos, rocódromo, balones de terapia, circuitos de foam, scooter, túnel para rodar, etc.

El material para trabajar la propiocepción y el tacto profundo (manta de peso, rodillos de presión, chalecos, saco de licra, piscina de bolas, etc.) completa el trabajo con los tres sistemas sensoriales de la base del desarrollo.

Otros materiales

No olvidamos el pequeño material táctil como elementos para masaje, vibrantes o cojines con distintos rellenos y texturas.

Por último, es importante contar con materiales visuales y auditivos para completar la terapia sensorial, así como con otros elementos que permitan fomentar la participación en el juego y practicar habilidades de la vida diaria. Con ellos, el profesional podrá plantear distintos retos al usuario para que participe de forma activa y facilitar una respuesta adecuada.

Material táctil y material para apoyar la participación en el juego

Echa un vistazo a nuestras soluciones

BJ Adaptaciones ofrece una amplia gama de productos sensoriales, muchos de los cuales están diseñados específicamente para apoyar el proceso de intervención de Integración sensorial.

El material de movimiento, vestibular y propiocepción ayuda a construir y organizar la conciencia del propio cuerpo, facilitando una mejor orientación, planificación de los movimientos y el mantenimiento del equilibrio y la postura. Es una potente herramienta para modificar el tono muscular, regular los niveles de alerta, el estado de ánimo y conectar con nuestras emociones.

Por eso, gran parte de nuestros materiales también se pueden usar para otras actividades basadas en los sentidos, que no cumplen con los criterios para ASI, pero que aún pueden proporcionar beneficios como la mejora en el comportamiento, el aprendizaje y la participación social.

Tenemos productos adecuados para usar en el hogar, en el centro de terapia y en la escuela.

Un ejemplo de sala de integración sensorial reciente es la que llevamos a cabo para la Asociación Cocemfe en la localidad de Iniesta (Cuenca).

 

(Fotos publicadas en ElDigital.es)

Encantados de ayudarte

¿Estás pensando en crear un espacio sensorial en tu casa o en tu centro? Contacta con nuestros asesores en info@bjadaptaciones.com y te ayudaremos a diseñar un proyecto a medida de tu espacio y presupuesto.

Si quieres saber más sobre integración sensorial te recomendamos el artículo de Virginia Ayuso en nuestro blog: ¿Cómo ayuda la integración sensorial a mejorar la funcionalidad y la autonomía?

Nair Alcocer

Terapeuta ocupacional y licenciada en Psicología, máster en Uso de Sistemas Alternativos y Aumentativos del Lenguaje y la Comunicación. Asesora en tecnología de BJ Adaptaciones y responsable de formación y servicios a medida. Si deseas ponerte en contacto con Nair, puedes hacerlo por medio de su correo electrónico (nair.alcocer@bjadaptaciones.com).

Leer sus artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los objetos cobran vida con SHX Proximity