Nos encanta el tubo de burbujas

Artículo escrito por Bibiana Escribano, terapeuta ocupacional, especialista en psicomotricidad, musicoterapia e integración sensorial; además de máster en neurorehabilitación y delegada de BJ Adaptaciones para Madrid, Aragón y Extremadura.

¡Burbujas!

Todo oscuro y de pronto, se enciende el tubo. Nuestros ojos no pueden evitarlo, es un estímulo tan potente y tan agradable que es difícil no mirar.

Tubo de burbujas en sala multisensorial SXH
Tubo de burbujas en sala multisensorial SXH

Por eso, es uno de los dispositivos esenciales en una sala de estimulación multisensorial, y es que incluso las personas con déficit visual, pero con resto visual, se ven atraídas por él.

El procesamiento visual, el seguimiento de las burbujas al subir, nuestra atención centrada en este estímulo y de forma sostenida, algo que los terapeutas sabemos que es “oro puro” ya que mantener la atención de muchos de nuestros usuarios puede complicarse si son personas gravemente afectadas, con discapacidad intelectual, con TDAH, con demencia, que han sufrido un daño cerebral… incluso nosotros en un mal día estamos más dispersos.

De repente el tubo cambia de color: revolución neuronal, toda la atención vuelve a concentrarse en el tubo ¿qué ha pasado? Y aprovechamos esta circunstancia para asociar colores, diferenciarlos, nombrarlos y recordarlos. Un estímulo básico y atrayente es el motor de todo un proceso cognitivo y comunicativo.

Esta actividad tan simple puede suponer una sesión completa con muchos usuarios, pero también puede resultar demasiado sencilla para otros.

Sigamos avanzando: asociemos los colores a objetos, recordemos secuencias, anticipémonos con un gesto… y a medida que vayamos desarrollando propuestas, se nos ocurrirán muchas más.

Capacidades cognitivas como las analogías, la secuenciación y la anticipación, son bastante complejas y pueden suponer una importante estimulación cognitiva incluso para los adultos sanos.

Ejemplo de tubo de burbujas accionado mediante botonera adaptada.
Ejemplo de tubo de burbujas accionado mediante botonera adaptada.

Hemos movido bastante nuestro pensamiento, vamos con el cuerpo: si nos posicionamos bien frente al tubo supondrá una buena referencia de línea media. Crucemos con las manos, con objetos, con el tronco. Esta referencia se puede utilizar para impulsar patrones de extensión y trabajar el control postural.

Pero vamos a sentarnos en la base, que está mullida pero es estable y agradable: resulta que vibra levemente. Puedo terminar la sesión con unos minutos relajados mirando el agua, las burbujas, los colores, y dejando que la vibración haga su parte… rélax.

Sólo os diré que este es un tubo de burbujas pasivo, ¿os imagináis si ponemos bolas o peces, o un mando, o un micrófono, o que interacciona con otros elementos? Infinitas posibilidades.

Por eso, nos encanta el tubo de burbujas.

Más información

Descubre todos los tubos de burbujas en la web de BJ Adaptaciones.

Y si tienes dudas o comentarios, nuestros delegados están a tu disposición para ayudarte a encontrar el mejor tubo de burbujas adecuado para cada usuario.

Contacta con nosotros en el teléfono 932 850 437 o bien en info@bjadaptaciones.com, estamos a tu lado con la mejor tecnología de apoyo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *