La impresión en 3D como ayuda a la discapacidad

La tecnología nos permite mejorar nuestro día a día, ayudándonos a llegar donde, con nuestras capacidades de base, no podemos.

Emma con su exoesqueleto realizado en impresora 3D
Emma con su exoesqueleto realizado en impresora 3D

Cuando la tecnología se introduce en el hogar, en los centros de referencia o salud como algo común, práctico y fácil es cuando además se pueden conseguir cosas como esta: El exoesqueleto de Emma, realizado mediante una impresosa en 3D.

Emma es una niña diagnosticada con arthrogryposis multiplex congenita, lo que significa en su caso que sus extremidades, especialmente sus brazos, rotan al revés.

Cuando era pequeña, en una conferencia en Philadelphia (Estados Unidos), sus padres pudieron probar con ella un exoesqueleto robótico (WREX) que podía ayudarla en su desarrollo.

Pero este sistema no podía ajustarse del todo a Emma porque disponía de partes metálicas pesadas y era más apropiado para cuerpos mayores y con más fuerza.

Así que investigadores del hospital de Delaware crearon para ella un nuevo WREX pero con piezas de plástico, del mismo material con el que se hacen los juguetes Lego. Y lo mejor de todo es que estas piezas se crearon con una impresora 3D.

Descubre la historia de Emma en este video de Stratasys, desarrolladores de impresoras en 3D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *